Close

San Martín: conoce la ruta del cacao de calidad en la cuenca del distrito de Pachiza

El cacao se ha convertido en todo un símbolo de San Martín

El cacao se ha convertido en todo un símbolo de San Martín, de ser uno de los productos alternativos para los excocaleros, hoy es el cultivo bandera y estandarte del desarrollo de los diversos valles de esta hermosa región. Conozcamos en esta crónica como el cultivo de cacao orgánico ha transformado el distrito de Pachiza, ubicado en la provincia de Mariscal Cáceres, en el corazón del valle del río Huallaga.

Afanosamente, durante muchos años, se ha ensayado impulsar el cultivo de algún producto que fuese alternativo a la coca en la cuenca del Huallaga.

Como recuerdo de aquello, aún podemos ver algunos rezagos de plantaciones de cocona y hierba luisa, sembradas con la ilusión de salir de la oscuridad e ilegalidad por las que ha transitado la producción cocalera. Los años de violencia que fueron su complemento y del cual pocos pudieron estar ajenos, ha hecho pensar a la gran mayoría de agricultores que era tiempo de buscar algo distinto que asegure su futuro.

Después de 25 años que veintisiete agricultores que empezaron a sembrar cacao, decidieran asociarse para formar una cooperativa que los agrupe y les de soporte técnico y asegure su comercialización, Acopagro fue el nombre que escogieron, y que en la actualidad es una institución tan sólida que ha llegado a convertirse en la mayor exportadora de este producto para el mundo exterior, especialmente europeo, desde este territorio sanmartinense y que, incluso, ha logrado posicionar al cacao orgánico que se produce en la comunidad de Alto el Sol jurisdicción del distrito de Pachiza, provincia de Mariscal Cáceres en la región San Martín, como el de mejor calidad del mundo.

La cooperativa cuenta con 2,000 socios y su capital inicial que al inicio fue cien dólares, se ha convertido en la actualidad en millones de dólares. De este importante logro se siente hoy fortalecidos los socios y directivos entre ellos su gerente Gonzalo Rios Nuñez, quienes expresaron su agradecimiento a las entidades financieras, clientes nacionales y extranjeros, organizaciones de desarrollo, personal técnico y administrativo que hicieron realidad este sueño cual es de ocupar el primer lugar en calidad de cacao del Perú.

La Ruta del Cacao

La provincia de Mariscal Cáceres tiene muchos recursos y atractivos turísticos, pero escasos productos que puedan, por ahora, atraer la atención de propios y extraños con interés turístico. La larga y difícil tarea de poner en valor estos recursos aún están en proceso y, en muchos casos, por iniciarse. De ahí que, el esfuerzo de Acopagro, el ex Programa de Desarrollo Alternativo, el Gobierno Regional de San Martín, las municipalidades de Mariscal Cáceres y Pachiza y los pobladores de Alto el Sol, debe considerarse como un ejemplo al haber dado partida de nacimiento a lo que se ha dado en llamar “La ruta del cacao””.

En un recorrido de una hora se puede apreciar en este lugar los campos pletóricos de cacaotales llenos de frutos para ser cosechados, los procesos de maceración y secado e incluso alguna transformación primaria en chocolates de puro cacao. El hermoso valle que alberga a los pueblos de Alto el Sol, Ricardo Palma y Atahualpa, antaño llenos de maleza y humedales, se ha convertido ahora en un espacio lleno de producción y colorido.

Para explorar este universo, se transita el circuito Alto el Sol Río Abiseo y su cacao, que recorre la provincia de Mariscal Cáceres, específicamente, su capital Juanjui, el poblado de Huicungo y la Comunidad Alto el Sol, ubicada en el distrito de Pachiza. El tour por la zona incluye el ingreso al vivero comunal, al jardín clonal y las composteras; al módulo de fermentación, la loza de secado y el almacén así como la parcela demostrativa, poda, cosecha, despulpe y degustación del cacao.

Los visitantes extranjeros y autoridades que hacen su recorrido por este circuito, pueden dar fe que un nuevo producto está ya disponible para todos los ciudadanos del Perú y el mundo para disfrutar de la naturaleza, la calidez de sus gentes y conocer, de primera mano, de dónde proviene el cacao al que se la atribuye ahora, ser uno de los mejores del mundo.

scroll to top