Close

Lluvias intensas: conoce cómo estar prevenidos ante la ocurrencia de huaicos y desbordes

Medidas recomendadas por el Instituto Nacional de Defensa Civil

Las lluvias intensas que se registran en diversas regiones de nuestro país generan huaicos, deslizamientos, desborde de ríos e inundaciones que causan daños personales y materiales. Por ello es muy importante estar prevenidos ante la ocurrencia de estos eventos naturales para mitigar en todo lo posible sus efectos catastróficos.

Tanto las autoridades como la ciudadanía debemos trabajar en conjunto. Los desastres naturales no se pueden evitar, pero sí se puede evitar que sucedan tragedias. Para ello, lo más importante es tener en cuenta las estrategias de prevención y planificación de desarrollo para orientar hacia dónde deben crecer las ciudades, haciendo uso de las áreas urbanas.

Asimismo, se debe crear y fortalecer la conciencia de todos los vecinos sobre la importancia de la prevención de los desastres provocados por la naturaleza y por acción humana.

Preparación y prevención

Para estar prevenidos frente a huaicos, deslizamientos, desbordes e inundaciones, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) brinda las siguientes recomendaciones:

  • Evitar construir viviendas, locales comerciales, colegios y cualquier otro tipo de edificación en lugares donde hayan ocurrido deslizamientos, derrumbes, huaicos y aluviones.
  • Participar activamente en los simulacros multipeligro organizados por las autoridades para actuar en casos de desastres.
  • Si se tiene una casa con techo de esteras protéjala con plástico o bolsas de cemento, dándole una pendiente para la evacuación de aguas.
  • Si se vive cerca de algún cauce, tener sacos de tierra o arena para evitar el ingreso de agua.
  • Mantener la azotea de la casa despejada y protejer el techo con una capa de concreto, con pendiente hacia el ducto de desfogue de agua.
  • Apoyar la reubicación de familias ubicadas en las partes bajas o en los cauces de los ríos secos.
  • Es necesario ganar altura lo antes posible y alejarse de los cauces y laderas de los ríos por posibles desbordes o inundaciones.
  • Tener presente que deslizamientos, flujos de lodo y derrumbes pueden acelerarse durante lluvias intensas.
  • Si se va conduciendo, disminuir la velocidad, tomar precauciones y no detenerse en zonas donde puede fluir gran cantidad de agua.
  • Con el asesoramiento de las autoridades de Defensa Civil, pueden hacer un dren o canal, con picos y lampas para que el agua de lluvia corra en lo posible por el centro de la calle y no por las fachadas. Si la calle tiene asfalto solo deje correr el agua de lluvia.
  • No destapar los buzones y proteja las tuberías de desagüe. El agua de lluvia con barro no debe entrar en los buzones ni en los desagües de la casa.
  • No atravesar con vehículo ni a pie los tramos inundados.
  • Antes de la época de lluvias, conversar con las autoridades sobre los posibles riesgos.
  • Organizarse y armar un sistema de vigilancia o de alerta en las quebradas.
  • Conocer las salidas de emergencia hacia las zonas seguras.
  • Utilizar silbatos, teléfonos celulares, campanas, trompetas o megáfonos, para avisar que estamos ante un peligro.
  • Evitar la deforestación preservando árboles y otras áreas verdes porque estos nos protegen ante deslizamientos, derrumbes, huaicos y aluviones.
  • Tener siempre a la mano una mochila de emergencia con todo lo necesario, según la cantidad de personas en el hogar. Debe estar ubicada en una parte de la casa cerca a la salida y visible para todos los ocupantes.

Ante la ocurrencia de una emergencia

Si vemos que hay señales de un deslizamiento, derrumbe, huaico o desborde, debemos activar el sistema de alerta que hemos practicado utilizando silbatos, teléfonos celulares, campanas, timbres, entre otros.

A continuación, hay que dirigirse a las zonas seguras portando nuestra mochila de emergencia. En los primeros momentos de la emergencia, necesitaremos los recursos y productos que hemos guardado en ellas, por lo que hay que racionar y asegurarnos de que alcance para toda la familia.

Actuemos con cuidado. Quienes están capacitados y entrenados deben ser quienes actúen en el rescate de personas. Estemos atentos y dispuestos a ayudar a niños, mujeres, adultos mayores o personas con dificultad para desplazarse.

Después de la emergencia

Después de una emergencia de este tipo debemos ser responsables y evitar retornar, caminar o acercarnos a los escombros sin que los rescatistas o personas preparadas realicen una inspección. Tampoco debemos tocar los cables de energía eléctrica en zonas que no han sido evaluadas por los especialistas.

Es muy importante apoyarnos y colaborar con las autoridades en el restablecimiento de nuestro espacio. Las labores organizadas son importantes en la rehabilitación de calles y caminos. Poco a poco, los servicios básicos de agua, desagüe y luz se irán restableciendo.

Finalmente, tengamos en cuenta que no se debe reconstruir sobre terrenos en riesgo. En todo caso, será mejor consultar con las autoridades y especialistas para reubicarnos en un terreno seguro. Los huaicos, deslizamientos, derrumbes, desbordes e inundaciones pueden ocurrir, pero si no ubicamos nuestros hogares, colegios, negocios, entre otros predios, cerca de estos terrenos de riesgo se puede evitar que se repitan tragedias por estos desastres naturales.

scroll to top