Close

Ciclón Yaku: ¿cómo se forma y cuándo desaparecerá este fenómeno natural?

El ciclón Yaku tiene características algo diferentes a la de un ciclón tropical, pero su origen es casi el mismo

El ciclón Yaku es uno de los fenómenos naturales que más ha impactado a nivel nacional en los últimos años. Hasta el momento, ha dejado más de 12 mil damnificados, 45 mil afectados y más de sesenta fallecidos, y aún se encuentra activo a la altura de la costa central del país. Según estimaciones del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), el ciclón se irá alejando de la costa y perdiendo intensidad desde el 17 de marzo.

Pero, ¿qué es este fenómeno natural? En primer lugar, debemos precisar que Yaku es un ciclón de características tropicales no organizado, según el Senamhi. Eso quiere decir que el fenómeno que presenciamos es un sistema de baja presión que se desarrolla en áreas tropicales o subtropicales y que muestra algunas características de un ciclón tropical, pero que aún no está lo suficientemente organizado como para ser clasificado como tal.

A diferencia de los ciclones tropicales, estos sistemas pueden incluir áreas de baja presión, nubes convectivas y vientos fuertes, pero no tienen la circulación cerrada de los ciclones tropicales.

En contraste, los ciclones extratropicales son sistemas de baja presión que se forman en latitudes medias o altas, es decir, fuera de los trópicos, y tienen características diferentes a los ciclones tropicales, como una forma más alargada y una circulación más amplia y desorganizada.

¿Cómo se origina el ciclón Yaku?

La formación de un ciclón de características tropicales no organizado es similar a la de un ciclón tropical. Son necesarias condiciones atmosféricas favorables, como altas temperaturas en la superficie del mar (al menos 26.5 °C), humedad, vientos débiles en la atmósfera superior y una fuente de energía, como una perturbación en la atmósfera o una onda tropical.

Cuando estas condiciones se dan, una zona de baja presión comienza a formarse en la superficie del mar, pues el aire caliente y húmedo se eleva. Tras ello, se comienza a desarrollar una convección, que es el movimiento vertical del aire caliente y húmedo. Esto genera tormentas eléctricas y nubes convectivas que pueden producir lluvias y vientos fuertes, según la Organización Meteorológica Mundial.

Si el sistema continúa desarrollándose y las condiciones son favorables, puede comenzar a organizarse en un ciclón tropical, con una circulación cerrada y vientos sostenidos de al menos 63 km/h. De lo contrario, queda como un ciclón de características tropicales no organizado. Afortunadamente, Yaku ya se está alejando de la costa peruana.

La dirección en la que giran los vientos y las nubes dependerá de dónde se encuentre el ciclón. Si estamos en el hemisferio norte, será en sentido antihorario; y en sentido horario si se encuentra en el hemisferio sur. Este giro es causado por el efecto Coriolis.

¿Cuándo fue detectado el ciclón Yaku?

Especialistas del Senamhi detectaron el calentamiento súbito de las aguas frente a la costa de Piura y Tumbes hace algunas semanas. El ciclón como tal fue detectado el 4 de marzo. Conforme pasaron los días, fue bajando más al sur, hasta llegar a la altura de la costa central del Perú, que es en donde está ahora. Puedes seguir su recorrido con el aplicativo digital Windy.com.

¿Es un huracán, tifón o tormenta?

Un huracán, un ciclón y un tifón son nombres diferentes para el mismo tipo de fenómeno meteorológico: un ciclón tropical. Se les llama ‘tropical’ porque se forman en regiones cercanas al ecuador, donde las temperaturas son cálidas y hay mucha humedad.

La principal diferencia entre estos términos radica en el lugar donde se originan. Se llaman “huracanes” en el Océano Atlántico y el noreste del Océano Pacífico (cerca de América del Norte), “ciclones” en el Océano Índico y el sur del Océano Pacífico, y “tifones” en el noroeste del Océano Pacífico (cerca de Japón y el este de Asia).

También pueden diferenciarse por sus niveles de intensidad. Por ejemplo, un huracán se considera como tal cuando sus vientos sostenidos superan los 119 km/h, mientras que un ciclón o tifón pueden ser menos intensos. Sobre este punto, los huracanes tienen hasta cinco categorías, siendo la más peligrosa aquella en la que sus vientos superan los 249 km/h (categoría cinco).

¿De qué depende su intensidad?

Aparte de las condiciones ya mencionadas, no podemos dejar de mencionar al calentamiento global como una de las causas de la intensificación de estos fenómenos.

Según indicó la Organización Meteorológica Mundial en septiembre de 2022, el cambio climático estaría provocando “un aumento en la proporción de grandes ciclones tropicales y fuertes lluvias asociadas a estos eventos”. Asimismo, el aumento del nivel del mar y el desarrollo costero estarían empeorando el impacto de las inundaciones en estas zonas.

En ese sentido, durante las temporadas de huracanes, se suelen contar cientos de víctimas cada año. Por ejemplo, en 2018, el huracán Michael causó daños por cerca de US$ 25.000 millones. En 2017, Irma dejó más de 47 muertes en las islas del Caribe y el sureste de Estados Unidos; mientras que el último fenómeno similar más potente, Ian (2022), dejó más de 100 muertos en el país.

¿Yaku está relacionado con el fenómeno El Niño?

No. Hasta el momento, el Senamhi no ha anunciado la presencia de El Niño Costero, fenómeno mediante el cual las aguas se calientan. Si bien hubo un aumento de temperatura de las aguas asociadas a Yaku, las características no son similares.

Sin embargo, el organismo meteorológico se encuentra en constante monitoreo para alertar a la población sobre posibles lluvias e inundaciones causadas por este calentamiento.

scroll to top