Close

Foncodes: 305,116 cocinas mejoradas tienen impacto positivo en salud y medio ambiente

Tecnología básica validada por Sencico se masifica en sierra y selva con proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai

Doña Irma Montes Crispín vive en un paraje del distrito de Acraquia, provincia de Tayacaja, departamento de Huancavelica. Hasta hace poco, a la hora de preparar los alimentos para la familia, ella solía parar la olla sobre tres piedras, una realidad como la de miles de compatriotas en el Perú profundo.

Con la intervención del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai de Foncodes, programa del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), y con el uso de cocinas mejoradas a leña y también a bosta, esta realidad va cambiando para 305,116 hogares de comunidades rurales de la sierra y selva, con impacto positivo en la salud y el medioambiente.

Como parte del componente vivienda saludable, las familias usuarias tienen instadas cocinas mejoradas a leña, una tecnología básica, pero es muy efectiva que permite disminuir notablemente el riesgo de contraer enfermedades de infección respiratorias agudas (IRAS) por inhalación de humo, así como reducir el consumo de leña.

En periodo del 2012 a le fecha, Foncodes mediante el proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai instaló cocinas mejoradas a leña en comunidades rurales de los departamentos de Apurímac (14,980), Arequipa (2,140), Ayacucho (31,356), Amazonas (12,683), Áncash (15,423), Cajamarca (21,167), Cerro de Pasco (6,463), Chiclayo (16,147), Cusco (18,989), Huancavelica (25,025), Huánuco (19,799), Junín (12,480), Loreto (17,639), Lima (7,336), La Libertad (17,091), Moquegua (1,644), Piura (16,615), Ucayali (9,653), Madre de Dios (801), Puno (22,486), San Martín (14,201) y Tacna (2,998).

Construyendo cocinas mejoradas

La cocina mejorada forma parte de la intervención de Foncodes con los proyectos Haku Wiñay/Nao Jayatai y Mi Abrigo en zonas rurales de la sierra y la selva. Con un poco de entrenamiento es fácil su construcción.

Dentro del ambiente de la cocina se levanta una plataforma de 65 cm de ancho por un metro de largo y 25 centímetros de alto con materiales disponibles en la zona como adobe y barro, además de ladrillos pandereta. Consta de una cámara de combustión, donde se genera el fuego, además lleva una rejilla metálica, chimenea para la expulsar el humo, y quemadores u hornillas donde se asienta las ollas.

Otra de sus bondades es que conserva el calor por largas horas, manteniendo caliente la comida, aun en época de invierno. Asimismo, reduce los males respiratorios y oculares, menor riesgo de sufrir quemaduras, evita la contaminación al interior de la vivienda con humo tóxico y hollín. Al expulsar el humo del ambiente de la cocina, mejora la higiene de la cocina y sus utensilios.

Foncodes destacó que, con la cocina mejorada, la preparación de alimentos se realiza en forma sencilla y más segura. Indicó que, por eso, cada vez más hogares utilizan esta tecnología validada por Sencico. Para que tenga durabilidad es importante su mantenimiento cada cierto periodo de uso, afirmó finalmente.

scroll to top