Close

Investigadores peruanos revelan niveles de cafeína no declarados en bebidas comerciales

Estudio analizó infusiones, café en polvo, leches con chocolate, bebidas deportivas y bebidas energéticas.

Tras analizar distintos grupos de bebidas comercializadas en el Perú, un equipo de científicos de la Universidad Científica del Sur reveló que marcas populares de bebidas que se consumen en el país omiten información sobre la presencia de cafeína como componente en las etiquetas de los productos.

Esta investigación, publicada en la revista científica International Journal of Food Science en enero de 2023, indexada en Scopus, identificó principalmente la presencia de cafeína en cinco de los seis grupos de bebidas analizados.

“Encontramos cafeína en diversos grupos de bebidas, especialmente energizantes. La cantidad aproximada que presentaban las bebidas era de 190 a 200 miligramos cada una. Esto se daba en cinco grupos de bebidas, exceptuando las bebidas rehidratantes”, detalla Karolinhe Gonzales, licenciada en Nutrición y coautora del estudio.

La presencia de la cafeína en bebidas populares se ha estudiado ampliamente en otros países. Para esta investigación realizada en el Perú tomaron como precedente un estudio realizado en Serbia que analizó un aproximado de 21 bebidas y comparó los niveles de cafeína consignados en la información nutricional del producto con sus hallazgos en el laboratorio.

El objetivo del equipo de científicos peruanos a cargo del estudio fue identificar si existía una correlación entre la información presente en las etiquetas y los valores reales de las bebidas.

“Algo interesante es que, a diferencia de otros países, en Perú no todas las marcas declaran la presencia de cafeína como componente. De nuestras 30 muestras, solamente dos marcas lo declararon. En el caso de Serbia, nuestro principal antecedente del estudio, se identificó una cantidad mayor: de 21 muestras, 11 declararon. Es un asunto curioso porque se trata de marcas internacionales presentes en ambos países”, indica Óscar Reátegui, investigador y autor principal del estudio.

¿Cómo se realizó el estudio?

En el desarrollo de la investigación, el equipo de científicos realizó una encuesta para identificar las bebidas más populares entre la población peruana. Luego, estos productos se agruparon en seis categorías: infusiones, café en polvo, leches con chocolate, refrescos, bebidas deportivas y bebidas energéticas.

Los investigadores utilizaron la técnica de cromatografía básica, en la que se utiliza una muestra con varios componentes, que se dividen para realizar un análisis.

“Escogimos este método de cromatografía líquida de alto rendimiento debido a que es un procedimiento rápido y selectivo, además de considerar que los estudios previos de otros países lo han utilizado y han llegado a la conclusión de que es preciso y eficaz”, añade Karolinhe Gonzales, licenciada en Nutrición y coautora del estudio.

Un problema para la salud pública

El estudio advierte que la falta de transparencia de información sobre los componentes de estas bebidas podría perjudicar a la población que las consume. “En Perú no se está declarando de forma transparente la presencia de ciertos componentes en las bebidas. Es importante en ese sentido fortalecer las normas técnicas y el etiquetado nutricional de los productos con estos hallazgos”, recomienda Oscar Reategui.

“No se trata de satanizar componentes como la cafeína. Por supuesto que tiene sus ventajas, siempre y cuando no se consuman en excesos. Sabemos que, por un tema de practicidad, las personas prefieren bebidas listas para consumir y, en ese sentido, es clave que cuenten con toda la información de lo que están tomando”, finaliza.

¿Cuánta cafeína es ideal consumir?

Los expertos señalan que la cantidad ideal de cafeína que se debe consumir es menor a 400 miligramos al día en adultos, tomando en cuenta que cada día podemos consumir diferentes bebidas que contengan este compuesto.

“La cantidad de café recomendada no debe superar las tres tazas. Desde cuatro tazas a más, se genera un riesgo, especialmente en los grupos que son vulnerables o sensibles, como niños y adolescentes. En el caso de embarazadas, esto se debe limitar completamente”, detalla Gonzales.

Además, advierten que la ingesta de cafeína debe ser controlada en todas sus presentaciones. “En nuestro día a día buscamos siempre mantenernos activos por temas de estrés y consumimos energizantes a mayor escala y café sin tener el conocimiento de la cantidad de cafeína que incorporamos porque no se da esa información en el etiquetado nutricional, lamentablemente”, advierte.

Otros hallazgos de la investigación

Las metilxantinas son alcaloides que estimulan el sistema nervioso central. Dentro de estas, se encuentran la teofilina, la teobromina y la cafeína. Esta última se relaciona con el café; la teobromina, con el cacao y derivados; y la teofilina, con los tés y derivados”.

El estudio encontró que la teobromina predominó en las leches chocolatadas, pero dentro de ese grupo hubo una diferencia bastante obvia entre las 5 marcas analizadas. En las cuatro primeras la cantidad era de 2 miligramos y en la quinta marca era de 12.

La teobromina en el cacao tiene beneficios para la salud si se consume en cantidades adecuadas. “Depende mucho de la composición y cantidad que las marcas usen del insumo para determinar si el producto aporta las suficientes propiedades o beneficios que indican sus etiquetados. Debemos tener presente que los tres primeros ingredientes que presenta el producto en su etiquetado son los que tiene en mayor proporción”, puntualiza Reategui.

En una de las marcas de té analizadas, se hallaron diferencias en las bebidas listas para consumir. “Una de las características de las hojas de té es que tienen una alta capacidad antioxidante, tienen flavonoides y polifenoles; sin embargo, se encontró una cantidad mínima en las bebidas listas para consumir. No se presentó la concentración suficiente del extracto de té para determinar que brinden las propiedades que indican”, advierte el científico.

scroll to top