Close

¿Quieres saber si estás a punto de sufrir un “golpe de calor” y qué hacer para revertirlo?

Deshidratación y agotamiento son los primeros síntomas que pueden llevar a la persona hasta perder la vida.

Sentir que la calle, literalmente, quema es un hecho que ninguna persona debería pasar por alto debido a que estamos exponiéndonos a temperaturas que podrían causar graves daños en nuestro organismo si es que no tomamos las medidas necesarias.

El jefe de medicina Interna del Hospital Sabogal de EsSalud, Gabriel Vidal Domínguez, explica, paso a paso, cómo se gesta un “golpe de calor” en nuestro organismo y qué hacer para evitarlo:

  1. La deshidratación y el agotamiento son los primeros síntomas que deben alertarnos. Si observamos sudor habitual en nuestro cuerpo, orina muy escasa y que nuestras fuerzas se reducen, incluso para realizar actividades cotidianas, son señales de alarma.
  2. Si pasamos por alto estos dos síntomas importantes, el siguiente paso es el trastorno de la función cerebral, comenzamos a tener sueño, nos quedamos postrados y, en muchos casos, ocurren convulsiones que llevan al paciente a un estado de coma o a la muerte.
  3. El “Golpe de calor” se desencadena en días o en horas. Es un estado extremo de aumento de temperatura en el organismo que nos lleva a perder todo mecanismo de regulación de calor y ocurre en adultos, niños y ancianos, con graves consecuencias. En cada uno de los casos se desencadena en tiempos y formas distintas que debemos conocer.
  4. El “El golpe de calor” clásico está relacionado a eventos de olas de calor y va gestándose de manera progresiva durante uno a tres días. Ocurre principalmente en niños y ancianos quienes comienzan a sentirse desganados, no realizan sus actividades cotidianas o duermen más tiempo de lo habitual.
  5. Los padres y familiares deben estar alertas a estos signos y recordar que es recomendable beber un litro más de agua de lo habitual, mantenerse hidratados, a excepción de las personas con enfermedades renales y cardíacas severas que debe consultar a sus médicos sobre la cantidad de agua a consumir.
  6. En el caso de los deportistas, adultos que realizan ejercicios o trabajadores en la calle, los síntomas de un “golpe de calor” cambian. Las personas que realizan cualquier deporte al aire libre o trabajan bajo el sol durante el día sin una correcta aclimatación, es necesario que incrementen gradualmente su actividad, porque pueden desencadenar un golpe de calor en pocas horas, incluso de manera súbita.
  7. Finalmente, el médico recomienda utilizar prendas sueltas para que circule el aire y disipe el calor, porque la ropa ajustada funciona como un termo, un aislante, acumula el calor y facilita un “golpe de calor”.
scroll to top